OLH ALL INSEGUR Correduria de seguros ubicada en Madrid



Porque tener mis seguros con un corredor de seguros

Comenzaré detallando como siempre de manera muy básica, que un seguro es un contrato, mediante el cual, el tomador del seguro se compromete, a pagar la prima del seguro a una aseguradora, que a su vez se compromete a pagar o reparar un daño si se dan una serie de circunstancias recogidas en el contrato.

Es decir si ocurre algo, recogido en el contrato, objeto de cobertura por parte de la aseguradora, esta indemnizará y si no, no.

Casualmente la mayoría de los contratos de seguros constan de solicitud de seguro condiciones particulares y condicionado general, en suma podemos superar 60 páginas escritas con letra muy pequeña y a veces de difícil interpretación por personas no vinculadas al sector asegurador.

Y casualmente también, lo que queremos proteger suele ser de vital importancia para nosotros, la casa, el coche, o tener ingresos en caso de enfermedad entre otros.

Otra tercera casualidad es que es normal ver esa percepción que las personas tienen de los seguros porque han tenido un caso propio o de un conocido en el que han considerado que debían haber sido indemnizados por el seguro, pero la compañía ha denegado el pago del siniestro o lo ha hecho en menor cuantía de la esperada.

Juntando todas estas casualidades y aplicando 11 años de experiencia en diferentes posiciones del sector asegurador tengo muy claro que si la compañía no indemniza es porque en ese contrato hay algo que argumenta no indemnizar y que esto puede ser debido a que la póliza no tiene determinadas coberturas o lo que es más general y suele ocurrir la póliza está mal diseñada.

Con una póliza bien hecha, lo cual no es sinónimo de caro, será muy difícil agarrarse a las 60 páginas del condicionado general, para argumentar el rehúse de un siniestro y esas 60 páginas jugarán a favor del asegurado a la hora de reclamar la indemnización.

Ojo con esto no quiero decir que los seguros sean malos ni que las aseguradoras no cumplan su papel y sus obligaciones, pero si debemos tener muy en cuenta a la hora de hacer un seguro que, de la declaración que hagamos del riesgo, saldrá un contrato de difícil comprensión y que protege nuestros bienes más apreciados, y que evidentemente si esta mal realizado nos supondrá ese malestar generalizado de los seguros son malos.

Por todo esto hay que tener un profesional, mejor que sea bueno y con experiencia, que revise o al menos advierta de los riesgos que tiene hacer una póliza de manera incorrecta.

Y si, el precio hoy en día es lo más importante, pero se puede estar bien asegurado y ser competitivo, siempre que se cuente con un buen profesional que sea su asesor y cuide sus riesgos.